Marketingredes socialesVarios

10 pasos que me ayudaron a montar mi propio negocio y plan de empresa y tener éxito.

10 pasos que me ayudaron a montar mi propio negocio y plan de empresa y tener éxito.

plan de negociosUn plan de empresa para tu propio negocio sirve para tener claro todo antes de invertir o de montar nada, para tener claras las ideas,  pulirlas las mismas y contrastar todo, y dentro de lo posible, saber si nuestro negocio es viable,  es decir, que ayuda a hacerla  interesante y rentable, que económicamente de beneficios y financieramente se pueda poner en marcha.

Hay personas que hacen quieren montar un negocio y no se plantean nada de esto y es un gran error.

“El primer error que intentamos corregir es que ver la plan de negocio como una herramienta de reflexión acerca de su negocio. Muchos piensan que es un puro trámite, que es un documento en abstracto que lo tienen que hacer porque se lo van a pedir cuando vayan a presentar su proyecto delante de un inversor, por ejemplo. Pero nada de eso, sino que es una herramienta de trabajo propia, de reflexión y de concreción, para identificar lagunas.

Diseñar tu plan de negocio empieza por hacerte preguntas.

A la hora la preparar tu plan de negocio, antes de ponerte a echar números deberías plantearte bien cuestiones primordiales como definir tu mercado, analizar la oferta actual, la competencia y qué recursos necesitas. Una forma sencilla de iniciar esta ardua tarea es plantearte estas diez preguntas que te proponemos:

1. ¿A quien estamos dirigiendo el negocio?

2. ¿Quiénes son y que perfil tienen nuestros clientes?

3. ¿Qué valor ofrecemos a los clientes?

4. ¿Cuál de los problemas de nuestro cliente estamos ayudando a resolver?

5. ¿Qué conjunto de productos y servicios ofrecemos a estos clientes?

6. ¿Qué necesidades del cliente estamos resolviendo?

7. ¿A través de qué canales o medios vamos a contactar con estos clientes?

8. ¿Cómo podemos aumentar la visibilidad de nuestros productos?

9. ¿Cómo ayudaremos a los clientes para que vean y valoren bien nuestros productos o servicios?

10. ¿Cómo facilitaremos a los clientes la compra?

¿que hay que tener en cuenta para todo esto?

Describe la oportunidad

“Debes dejar claro que hay un mercado bien segmentado con una necesidad mal cubierta y que nosotros podemos ofrecer una solución”.

Es el momento de decir de forma clara, sin rodeos, en qué consiste y por cual es realmente la oportunidad que ofrece tu negocio.

“La razón de ser del proyecto, la misión, debe ser clara y precisa, huye de las ambigüedades”,  ¿Qué es la empresa? ¿Qué objetivos tiene? ¿Cuáles son sus principales características?

Explica bien en qué consiste tu propuesta de valor. Para ello conviene realizar un análisis en profundidad de lo que vas a aportar al mercado.

Buscar trabajo en internetConocer el mercado

Hay que pensar en cuál sería nuestro cliente o  mercado potencial.

Debes de mirar un poco, usando información, internet, lo que ves que que la gente está pidiento, las tendencias, etc… Este análisis previo del entorno de mercado te servirá, por tanto, para definir tu plan de negocio y evitará ponerte a vender a ciegas, ya que sabrás a quién dirigirse.

Muy importante,  es analizar a la competencia para saber qué están vendiendo, si tienen un producto muy parecido al nuestro, en qué se diferencia, qué políticas de marketing siguen, qué venden, a qué precio, con qué gastos, qué acciones comerciales desarrollan, etc. Y a partir de ahí, se puede estimar qué les cuesta a la competencia, en qué gasto está incurriendo para hacer todo este tipo de estrategias, etc. Todos esos datos son muy interesantes para nuestro plan. No sólo imaginar y calcular lo que nos costará la implantación y qué ganaremos, sino también estudiar a fondo ese entorno en el que nos moveremos”.

En este tema no tienes que cerrarte a tu ciudad, zona o entorno, ni siquiera a tu pais, ya que estamos en un mercado global de hecho muchas personas “tienen muchas dificultades en mapear la competencia, en medir el mercado o en segmentarlo. Como tratamos a emprendedores tecnólogos, pero por ejemplo en el campo de las tecnologías han ser globales y no se pueden quedar midiendo sólo los mercados locales, aunque su intención sea sólo la de atacar el tema a nivel local”.

¿Cómo vas a contactar con las personas interesadas?

Hoy en día la palabra vender está obsoleta, pasada de moda, no hace falta vender, sino que la gente ya está buscando, por ejemplo en internet y redes sociales, con lo que sólo has de saber como salirles al encuentro.

Muchos emprendedores se centran más en la descripción técnica (qué y cómo lo vamos a hacer), pensando en que es tan buena su idea de negocio que solo con eso van a conseguir vender.

Pero la clave está en traducir todo eso en una solución a un problema. En ese punto flojean los planes porque también es la parte que menos dominan. Y es muy importante conocer a tu cliente, qué ventajas tiene tu producto, cómo se lo vas a ofrecer, quién te va a comprar, por qué…

Y, dependiendo de a quién se lo vayas a presentar, destaca en un resumen los tres o cuatro aspectos que más le puedan interesar.

Averigua qué aspectos le interesan más al posible cliente , cuáles son sus necesidades, y destaca las ventajas o beneficios que les aportará tu producto o servicio.

Quien lea el resumen, tras haber leído las primeras páginas, a qué se dedicará la empresa, cómo hará negocio, por qué le comprarán, quiénes la promueven, cómo se van a financiar… Responderá a las dudas que pudieran surgir. Y luego destacar unas características u otras, dependiendo del destinatario.

Beneficio para el cliente

Muchas personas que presentan su plan de negocio “basan sus presentaciones en las especificaciones de sus productos y se olvidan de los beneficios para el cliente. Volvemos a insistir en ‘no me hables de las características técnicas, sino de los beneficios para el cliente. Ponte en su lugar’.

como buscar trabajo en internetPlan de marketing

Es una parte fundamental del plan: no basta con tener una idea genial,  sino que además vamos a saber mostrar que es lo que estamos ofrecienco. Por eso, antes habremos realizado un estudio de mercado para detectar:

  • Quién es mi público potencial. A quién me dirijo, qué espectro de población, franja de edad, sexo, zonas geográficas…
  • Precios. Por ejemplo, si es un mismo producto que ya está en el mercado, pero que va a cubrir necesidades nuevas que hemos detectado, el precio será más bajo porque es más fácil de imitar. Si es un producto diferente que va a cubrir necesidades que ya cubren otros productos, pero de otra forma, el precio también será bajo, por la misma razón. Si es un producto diferente que va a cubrir otras necesidades que hemos detectado, entonces sí podremos poner un precio más elevado.
  • Quién es nuestra competencia. Aquí debemos incluir quién está haciendo algo similar a lo que queremos hacer y en qué se diferencia nuestra propuesta de lo que actualmente se ofrece, bien porque el público objetivo sea diferente, bien porque vamos a cambiar el canal de distribución, bien porque hemos detectado un hueco sin cubrir. “Un buen análisis de la competencia nos permite también conocer cuáles son nuestras debilidades”.
  • Establecer el precio de venta. Es decir, aquel que nos deje un margen de beneficio. Para fijarlo, una vez que hemos determinado nuestra clientela, nuestro precio y el precio de nuestra competencia, tenemos que ver los gastos que tenemos y los márgenes que queremos aplicar a nuestros productos.
  • Previsión de ventas. Hay que tener en cuenta las temporadas altas y bajas del negocio. Lo mejor es hacer una previsión a la baja para no pecar de optimistas. Debe hacerse una previsión del primer año mensual y luego una previsión de tres a cinco años. Realízala en tablas y ten la precaución de volverlas a incluir en el plan financiero.
  • Cómo lo vamos a distribuir. Explicar los canales de venta que utilizarás.
  • Cómo lo vamos a contar. Tienes que explicar cómo vas a comunicarlo. Se puede estructurar de la siguiente manera:
  1. Descripción detallada de la marca y del logotipo y definición de nuestra marca.
  2. Política de promoción: Mail marketing, redes sociales, posicionamiento de nuestra web, anuncios, etc, etc…
  3. Publicidad en medios especializados y generalistas.

 

Bueno, espero que todo esto te haya ayudado un poco a la hora de invertir, si tienes cualquie cuestión, como siempre estoy a tu disposición para asesoramiento.

cursos gratis online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.